Cola de Caballo

La cola de caballo (Equisetum Arvense) es una planta perteneciente a la familia Equistaceae, cuyos orígenes se remontan a la prehistoria, habiendo registros fósiles que datan del Devónico y el Carbonífero. Suelen tener una forma muy distintiva, con tallos largos y hojas dispuestas en tramos a lo largo del mismo.

Esta planta es famosa por ser una de las más diuréticas que existen. Se recomienda mucho a personas que necesiten eliminar toxinas o tengan cálculos en la vejiga y riñones infecciones del tracto urinario; o para quienes estén haciendo una dieta de adelgazamiento. También es muy útil para quienes tengan problemas de incontinencia o trastornos en los riñones, o enfermedades tales como la hepatitis, la ictericia y la tuberculosis.

cola de caballo

Sin embargo, sus aplicaciones son mucho más numerosas.

Su alto contenido en silicio es el responsable de que estemos frente a un gran fortificador de los huesos, ayudando no sólo a la regeneración de los mismos, sino también a tratar enfermedades como la artrosis, la tendinitis, la gota y la osteoporosis. Por esta misma razón favorece el crecimiento de las uñas y el cabello, por lo que es un buen amigo para quienes sufran de calvicie.

Debido a su contenido alto de ácido péctico y gálico, es destacable su capacidad para detener las hemorragias. Por esta misma razón se la considera de gran utilidad para ser ingerida durante menstruaciones demasiado fuertes.

También puede utilizarse como emplasto para alergias, heridas, eccemas u otras alteraciones en la piel.

Se recomienda sin embargo no consumir esta planta demasiado seguido durante mucho tiempo, ya que podría no resultar segura. La presencia de Tiaminasa en la Cola de Caballo puede causar deficiencia de Tiamina; una vitamina presente en el organismo. También tiende a eliminar el potasio. Consulte con un médico antes de ingerir.