Propiedades de la cola de caballo para la piel

La fama de la cola de caballo se remonta a tiempos antiquísimos, donde los primeros médicos la usaban para tratar diversas dolencias y enfermedades. Aún en la actualidad con la gran cantidad de drogas artificiales que se producen en la industria farmacéutica, esta planta se sigue usando asiduamente y es muy reconocida dentro del mundo de la medicina alternativa y los tratamientos homeopáticos.

Una piel cuidada con la cola de caballo

Si bien es mayormente conocida por si capacidad depurativa y su poder diurético, dada la variedad de sus componentes se le adjudican otros beneficios importantes como planta medicinal. Uno de ellos, además de los ya mencionados, se relaciona con el cuidado de la piel y sus estructuras anexas.

La cola de caballo es un excelente producto para mantener la piel sana, suave y libre de marcas, sarpullidos y otras heridas provocadas por microorganismos como hongos, virus o bacterias.  Algunas de ellas pueden ser herpes, llagas, eccema y otras entidades.

infusión para aprovechar sus propiedades

Son dos los componentes que cumplen un papel preponderante en esto: por un lado un mineral, el silicio, que junto con los taninos responsables de la astringencia de la cola de caballo estimulan la cicatrización de los tejidos al mismo tiempo que evitan las infecciones posteriores latentes.

Por otro lado, la función diurética en la que gran responsabilidad tiene otro mineral, el potasio, también se relaciona con el cuidado cutáneo. ¿De qué forma? El estado de la piel está intimamente ligado a una gran cantidad de patologías y muchos cambios pueden deberse a problemas internos de metabolismo, por lo tanto, luego de una limpieza interna fomentada por el producto, las toxinas se irán eliminando poco a poco y el cuerpo estará desintoxicado.

También la cola de caballo mantiene en forma saludable al tejido conectivo subyacente a la capa externa de la piel, siendo este la fuente de nutrición y sostén para todo el órgano.

Algunos cuidados al usar cola de caballo

La acción de la cola de caballo es rápida y eficiente, pero la celeridad con la que actúa también puede resultar contraproducente si no se toman las precauciones necesarias. Los médicos y especialistas recomiendan  ingerir la planta no más de tres veces por día en alguna de sus presentaciones – polvo, gotas, cápsulas- y que el tratamiento no se extienda por más de seis semanas. Además, se encuentra contraindicada en pacientes con diagnóstico de úlcera, cálculos renales, problemas cardíacos o hipertensión. No esperar resultados mágicos o inmediatos, pero sí confiar en una planta que ha ayudado a millones de personas a través de los siglos.