Usos de la cola de caballo

La cola de caballo es un helecho con muchísimos usos medicinales aprovechados desde hace más de cuatro siglos.

Entre ellos, podemos destacar:

Como diurético y método para adelgazar: Esta hierba es una de las más diuréticas que se conocen a lo ancho del mundo, debido a su contenido de flavónicos y sales de potasio. Se recomienda mucho a quienes tienen problemas de retención de líquidos, o a las mujeres que presentan esos mismos inconvenientes durante la menstruación. También es recomendable para tratar la gota, ya que ayuda a eliminar el exceso de ácido úrico.

usos de la cola de caballo

Como tratamiento paralelo del reumatismo, artrosis y osteoporosis: Debido a su alto contenido de silicio, la Cola de Caballo es recomendada para las enfermedades que requieran reforzar y reparar los huesos. Su consumo se puede combinar con una dieta especial de verduras, aunque siempre es conveniente consultar con un especialista sobre estas cuestiones.

Cura de heridas: Se puede aplicar externamente para ayudar a la cicatrización de heridas, quemaduras, eccemas o alergias. También se recomienda para aliviar ardores en la garganta, encías sangrantes o llagas en la boca mediante gárgaras de infusión.

Problemas gástricos y enfermedades del tracto urinario: Sus propiedades desintoxicantes y antibacterianas hacen su aporte al tratamiento de cálculos renales, infecciones urinarias, problemas en el hígado y la vejiga, y úlceras estomacales. También activa la producción de bilis, facilitando la asimilación de los alimentos y desinflamando el estómago.

Para estimular la maduración de la varicela: Para acabar pronto con los síntomas de esta enfermedad, se puede preparar una infusión hecha con dos cucharadas de cola de caballo seca y dos de caléndula en un litro de agua. Se deberá tomar este preparado tres veces al día.